Gracias por suscribirte! 🎉

Gracias 🎉por suscribirte!

Revisa tu bandeja de entrada para ver nuestra newsletter mensual

Subscríbete a nuestra newsletter 😊

Tres formas en que los ciudadanos desarrolladores pueden alcanzar tus metas de transformación digital

Tres formas en que los ciudadanos desarrolladores pueden alcanzar tus metas de transformación digital

Todos en monday.com

Durante años hemos oído hablar de la transformación digital, y desde entonces la IT no ha tenido ni un respiro. 

Los desarrolladores están abrumados por un interminable flujo de solicitudes de IT, y estar al día es imposible.

Allí entran en el juego los «ciudadanos desarrolladores», quienes tienen el potencial de aliviar la masiva carga sobre IT, aumentar la velocidad y promover la innovación. 

¿Cómo pueden los ciudadanos desarrolladores, con ayuda de un software con poco código o sin código, ayudarte a alcanzar las metas de transformación digital? Sigue leyendo para tener más información. 

¿Qué es un ciudadano desarrollador?

Los ciudadanos desarrolladores son personas que no tienen educación formal en desarrollo y que no están en los departamentos de IT o I&D. Se los llama «desarrolladores» porque pueden crear nuevas aplicaciones móviles o web que son funcionales y se adaptan a sus entornos digitales, sin código intensivo.

Plataformas de código bajo/sin código: herramienta indispensable para ciudadanos desarrolladores

Las plataformas sin código o de código bajo son una herramienta fundamental para los ciudadanos desarrolladores. Estas plataformas utilizan un entorno de desarrollo integrado (IDE, por sus siglas en inglés) visual en el que los usuarios arrastran y sueltan los componentes para crear aplicaciones nuevas.

En comparación con el método tradicional de desarrollo de aplicaciones, con las plataformas de código bajo/sin código, los usuarios pueden crear aplicaciones funcionales en tan solo días, incluso horas, con poco código (en contraposición a semanas o meses de programación).

Las plataformas de código bajo/sin código utilizadas en conjunto permiten a las empresas producir aplicaciones nuevas rápidamente para necesidades empresariales específicas con los recursos y talentos actuales. 

De código bajo o sin código, ¿cuál es la diferencia?

Para las plataformas de código bajo se requiere algo de programación, pero mucho menos que el proceso de desarrollo tradicional. Con frecuencia, los programadores utilizan soluciones de código bajo para crear la base de una aplicación. Los no desarrolladores pueden terminarla y personalizarla sin escribir código.

En las plataformas sin código, los usuarios sin experiencia en programación arman aplicaciones con bloques de creación funcionales y reutilizables en un IDE visual.

En ambas, TI debe tener la gobernanza completa sobre qué usuarios tienen acceso a los datos, funcionalidades y sistemas. Esto mantiene los datos protegidos, de conformidad con las políticas de la empresa.

Sin ciudadanos desarrolladores, la transformación digital será complicada

TI simplemente no puede hacer todo por su cuenta. No si también importan la velocidad, cumplir con los objetivos empresariales clave, y mantener a los empleados felices. 

Cuando TI se ve sobrepasada y no puede entregar nuevas soluciones lo suficientemente rápido, tanto los desarrolladores como los empleados se frustran. Los desarrolladores se irritarán porque su proceso nunca termina, y los empleados se enfadarán mientras esperan que los desarrolladores creen las aplicaciones. Además, los tiempos de respuesta lentos dificultan la competencia en un mercado de rápida evolución o el alcanzar objetivos empresariales clave.

Con el poder agregado de los ciudadanos desarrolladores, puedes superar estos desafíos y lograr más beneficios:

1. Desbloquear niveles no vistos de velocidad a un costo más bajo

Se supone que la transformación digital debe ser rápida. Seguirle el ritmo a la competencia y seguir siendo relevante para tus clientes requiere de un progreso rápido y continuo. 

Pero como hemos visto, la presión sobre TI para constantemente desarrollar, personalizar y preparar la empresa para aplicaciones nuevas es demasiada como para ser lo suficientemente rápida.

Pero los ciudadanos desarrolladores pueden ayudar. Si se democratizan las valiosas y costosas capacidades de desarrollo, puedes ampliar el trabajo de crear aplicaciones innovadoras y que ahorren tiempo entre un grupo más amplio de empleados. Según 451 Research, la integración de herramientas de código bajo/sin código puede incrementar la eficiencia entre un 50 % y un 90 %. 

Además, el costo de desarrollar más aplicaciones a una tasa más rápida en última instancia bajará. 

El tiempo de los desarrolladores es costoso. Los programadores en empresas de software del mundo de los grandes negocios pueden ganar un promedio de entre USD 200 y USD 300 por hora. Si te aseguras de que los desarrolladores concentren su tiempo y talento en los proyectos de desarrollo más complejos y permites que los ciudadanos desarrolladores satisfagan otras necesidades, tu organización ahorrará dinero y avanzará más rápido.

2. Mejorar la experiencia digital del cliente

La «experiencia digital del cliente» se refiere al impacto que tiene la tecnología sobre la vida diaria de los empleados en el trabajo. El registro actual de solicitudes de nuevas soluciones de TI, la falta de aplicaciones necesarias para los empleados y la presión subyacente para lograr más cosas más rápido hace que los empleados se estresen y sean menos productivos.

Para muchos empleados, el resultado es una experiencia digital mala. 

Imagina que todas las semanas tienes que armar un informe sobre el rendimiento de tu equipo. Para ello, debes alternar entre distintas aplicaciones e ingresar manualmente todos los datos.

Esto solo es una mala experiencia digital del empleado; consume mucho tiempo, es propensa a errores y contribuye a la fatiga digital.

¿Y qué la empeora? El hecho de que sabes que existe una solución que puede crear automáticamente los informes, pero a la que no puedes acceder porque TI está saturada de trabajo y no podrá verlo hasta el próximo trimestre.

Si permites que los ciudadanos desarrolladores participen en el proceso de desarrollo de la aplicación, puedes mejorar radicalmente la experiencia digital para todos los empleados, dentro y fuera de TI. Los ciudadanos desarrolladores ayudan a liberar de trabajo a TI, lo que reduce el estrés y les permite trabajar más rápido y con más eficacia sobre tareas que les demandan todos sus conocimientos.

Para los no desarrolladores, tener la posibilidad de crear aplicaciones motivará su sentido de autonomía, lo que les permitirá satisfacer sus propias necesidades y reducir demoras. Además, al permitir que participen en este proceso, comprenderán mejor las capacidades y limitaciones de la tecnología, lo que puede empoderarlos para que surjan nuevas ideas innovadoras.

3. Aumentar la adopción del usuario y la eficacia

La adopción del usuario es una de las partes más importantes de la transformación digital.

Tú compras las herramientas con las capacidades más avanzadas. Tú las implementas. Y luego, quedan inutilizadas porque los empleados no pueden integrarlas en su trabajo. ¿Te suena familiar? 

Pero imagina que tus empleados pudieran crear exactamente lo que necesitan para hacer su trabajo. Utilizarían más ese software, y es por ello que empoderar a los ciudadanos desarrolladores es tan importante.

Cuando los empleados puedan crear aplicaciones que satisfagan sus propias necesidades, sin la complejidad ni las funciones agregadas de las soluciones comerciales, no será necesario convencerlos para que usen el software. Por el contrario, estarán entusiasmados por usar la herramienta y ampliar su uso con el paso del tiempo. 

Problemas del ciudadano desarrollador y la amenaza de la «shadow IT»

Existen muchos beneficios de contar con ciudadanos desarrolladores en tu organización, pero también hay que estar alerta a los inconvenientes.

Si bien los desarrolladores pueden estar ansiosos por aliviar sus cargas de trabajo, a muchos les preocupa que alguno ciudadanos desarrolladores no entiendan los datos, la seguridad y la infraestructura de TI. Algunos de los problemas más grandes se incluyen bajo el término shadow IT. La «shadow IT» (TI invisible) se refiere al uso de software o hardware por parte de un departamento o individuo que no tiene el permiso o los conocimientos de seguridad o de TI necesarios. 

Entre algunos ejemplos comunes de «shadow IT» se incluyen la adopción no autorizada de herramientas tales como Dropbox o Google Drive, las cuales pueden descargarse fácilmente y usarse para compartir documentos o datos privados.

Incluso el uso de Instagram o Skype en dispositivos corporativos sin el permiso de TI está dentro del dominio de la «Shadow IT». Lo que puede parecer inofensivo para los empleados puede llegar a debilitar por completo la seguridad de tu organización. Si Instagram causa problemas, darles a los empleados la posibilidad de crear sus propias aplicaciones y usarlas probablemente parezca la peor pesadilla de tu director de Seguridad informática.

Entre las principales consecuencias de la «shadow IT» se incluyen las siguientes:

 

  • Aumento de vulnerabilidades de seguridad:
    Los empleados que no están capacitados en estándares de seguridad o cumplimiento de normativas pueden crear aplicaciones que pongan los datos y sistemas de la organización en riesgo. Potencialmente, esto puede llevar a vulneraciones catastróficas.
  • Soporte inadecuado:
    Si el departamento de TI no está al tanto de todas las aplicaciones que crean los ciudadanos desarrolladores, es posible que no esté preparado para brindar soporte si la aplicación presenta errores u otros problemas. 
  • Inescalable:
    Todas las nuevas aplicaciones deben ser escalables. El objetivo de los ciudadanos desarrolladores no es crear herramientas para su uso exclusivo, sino integrar soluciones nuevas y valiosas al ecosistema digital. Asimismo, debe haber procedimientos claros para transferir la titularidad de una aplicación si el creador se va de la empresas.

 

Para evitar estos problemas es necesario establecer las expectativas adecuadas. Adoptar software de código bajo/sin código y permitir que los ciudadanos desarrolladores creen aplicaciones no implica que sea la ley de la selva. Debe haber una estructura clara y un proceso determinado para garantizar que TI supervise todo el ecosistema digital y, así, evitar problemas que puedan surgir.

Apoya a los ciudadanos desarrolladores e impulsa tu transformación digital

Al permitir que los empleados sean ciudadanos desarrolladores, puedes obtener la velocidad, la agilidad y la eficiencia necesarias para navegar por la transformación digital. 

Si bien TI debe siempre mantener el control del proceso de desarrollo de aplicaciones, si les brindas a los empleados la autonomía que necesitan para satisfacer rápidamente sus necesidades de aplicaciones y reduces la dependencia de TI, alcanzarás tus metas de transformación digital.

 

¿No puedes registrarte? Contáctanos. Estamos disponibles las 24/7.